Recetas de Pisto

Nuestras mejores recetas de pisto

Pisto andaluz

Pisto andaluz

Este pisto andaluz es una de las recetas con verduras más populares y tradicionales de la cocina andaluza, donde se utilizan diferentes verduras pochadas a fuego lento.

Es una verdadera delicia para los vegetarianos y amantes de las verduras y la cocina sana, ya que es un plato en el que se utilizan una gran variedad de verduras, y el resultado final suele ser muy gustoso y sabroso, nada que ver con una triste verdura cocida al vapor.

El pisto se puede hacer de diferentes maneras y con distintas verduras, pero a mi me gusta utilizar los ingredientes que pongo a continuación. Para variar la receta, solo tienes que añadir o quitar verduras.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 berenjena grande de aproximadamente 400-500 gramos
  • 1 calabacín grande de aproximadamente 700 gramos
  • 2 pimientos verdes tipo italiano (de freír)
  • 1 cebolla grande
  • 2 patatas grandes, aproximadamente 400-450 gramos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de tomate natural triturado (800 gr)
  • Aceite de oliva suave
  • Un poco de orégano y tomillo seco
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Modo de elaboración

Para preparar cualquier plato con berenjena, primero hay que salarlas para eliminar la mayor parte de su amargor. Es un paso bastante sencillo, que no nos va llevar demasiado tiempo, y que mejora el sabor general del plato final.

Simplemente hay que lavarlas bien, con piel y todo, y cortarlas en rodajas no muy gruesas. Las colocamos sobre una fuente o bandeja y sazonamos con un buen puñado de sal por las dos caras. Después lo tapamos con un paño limpio y dejamos que reposen unos 15 minutos.

Esto va a extraer la humedad y el amargor característico de la berenjena.

Mientras esperamos, podemos ir lavando y picando el resto de verduras, el calabacín, la cebolla, el pimiento, los dientes de ajo y las patatas, éstas últimas si van peladas. Hay que picar las verduras todas del mismo tamaño, idealmente en dados, para que quede más agradable a la vista al servirlo.

Una vez que haya pasado el tiempo de reposo de las berenjenas, las enjuagamos con agua para retirar la sal en su mayor parte, las secamos con un papel de cocina, y las picamos del mismo modo que el resto de verduras.

Con todas las verduras picadas, añadimos un buen chorro de aceite de oliva en una olla o sartén amplia, y empezamos sofriendo la cebolla y el pimiento a fuego medio, que son los que más tiempo necesitan para ablandarse.

No hace falta que cojan color, simplemente dejarlos hasta que la cebolla esté translúcida. Después agregamos los ajos y lo sofreímos un par de minutos más.

Es el turno de agregar las berenjenas, los calabacines y las patatas, lo removeos bien y tapamos, dejando que cuece a fuego bajo durante 20 minutos, para darle tiempo a las verduras para que se ablanden.

Pasado ese tiempo, vertemos el tomate triturado y lo condimentamos con las hierbas aromáticas que queramos, yo he utilizado tomillo y orégano, pero puedes utilizar también un poco de albahaca, laurel o pimentón dulce.

Añadimos también el azúcar, lo justo para contrarrestar la acidez del tomate. Continuamos la cocción unos minutos más, hasta que todas las verduras estén tiernas, el tomate se haya reducido un poco, y todo quede bien integrado.

Es importante remover la mezcla de vez en cuando para que las verduras no se agarren al fondo. Probamos y rectificamos de sal si es necesario. Y ya sería posible servir el plato.

Normalmente se sirve acompañado de uno o varios huevos fritos y pan para mojarlo todo.