Recetas de Pisto

Nuestras mejores recetas de pisto

Pisto con garbanzos

Pisto con garbanzos

El pisto ya es de por sí un plato muy sano y equilibrado, pero si le añadimos garbanzos, enriquecemos aún más este sencillo pero contundente plato.

Me gusta prepararlo sobre todo en los días de frío, porque aunque se puede consumir también templado, a mi me gusta bien caliente, para que me caliente el cuerpo.

Ni que decir tiene que los ingredientes tienen que ser lo más frescos posibles, que son los mejores, y más aún si son de temporada.

A mi hijo le gusta el pisto desde que vio la película de Ratatouille, la que salía un ratón ayudando a cocinar a un chico. El ratón elaboraba este sencillo plato, y los comensales del restaurante quedaban encantados con el resultado.

Me dijo que le hiciera la receta que cocinaba el ratón, la probo y le gusto. Así que yo encantada de que él coma toda esta verdura saludable.

Raciones: para 4 personas

INGREDIENTES:

  • 450 gr de berenjenas, cortadas en trozos grandes
  • 450 gr de tomates variedad Roma, picados
  • 350 gr de calabacín cortado en trozos grandes
  • 1 cebolla blanca
  • 2 pimientos rojos o amarillos en trozos pequeños
  • 5 dientes de ajo, pelados
  • 1 cdta. de sal
  • 75 ml de aceite de oliva virgen
  • 500 gr de garbanzos cocidos o enlatados, enjuagados y escurridos
  • 1 cucharada de tomillo fresco picado o albahaca fresca picada

Pasos necesarios para elaborar la receta:

PASO 1: Precalentamos el horno a 200 ºC con calor por arriba y por abajo.

PASO 2: Lavamos todos los vegetales y los cortamos en trozos. Juntamos en una fuente para horno la berenjena, el tomate, el calabacín, la cebolla, los pimientos y los dientes de ajo. Los sazonamos con sal y pimienta al gusto.

PASO 3: Introducimos la fuente con las verduras en el horno durante una media hora 40 minutos aproximadamente, o hasta que veamos que las verduras estén ligeramente doradas y tiernas. Vamos removiendo las hortalizas de vez en cuando para que se hagan todas por todos los lados. Veremos también que se ha liberado agua de las verduras (sobre todo del tomate) y queda una salsa rebosante en el fondo.

PASO 4: Lavamos los garbanzos cocidos y los escurrimos. Los añadimos a la fuente con las demás verduras y dejamos que se cocinen 10 minutos más, hasta que los garbanzos se calienten. Añadimos el tomillo y volvemos a sazonar con más sal y pimienta.

PASO 5: Apagamos el horno y sacamos la fuente del horno. Mezclamos todos los ingredientes, probamos y rectificamos de sal si es necesario.

Tenemos 2 opciones, podemos servirlos y comerlos de inmediato; o dejar que enfríen un poco y comerlos tibios.