recetapisto.net

Recetas paso a paso

Pisto de calabaza

¡El pisto de calabaza es una delicia única y sabrosa! Con su combinación perfecta de verduras salteadas y calabaza tierna, este plato es una explosión de sabores. El toque final de aceite de oliva virgen extra y sal Maldón lo convierte en una auténtica maravilla culinaria.

¡Atrévete a probar esta receta y sorprende a tus invitados con un plato lleno de sabor y texturas increíbles!

Ingredientes para el Pisto de Calabaza

Para preparar este delicioso plato, necesitarás reunir los siguientes ingredientes:

  • 500g de calabaza - Yo prefiero usar calabaza butternut, ¡su textura y sabor son perfectos para este pisto! Pero si tú tienes otra variedad favorita, no dudes en usarla.
  • 3 tomates maduros - Asegúrate de que estén bien maduros para obtener el mejor sabor.
  • 1 cebolla grande - Si te gusta un sabor más suave, puedes usar cebolla blanca en lugar de cebolla morada.
  • 1 pimiento rojo - También puedes usar pimiento verde o amarillo, ¡todo depende de tus preferencias!
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra - ¡Es esencial para un buen sofrito! Si quieres reducir la cantidad de aceite, puedes usar una cucharada menos, pero el sabor y textura pueden verse afectados.
  • 1 cucharadita de sal - Yo uso sal Maldon, ¡le da un toque especial al plato! Pero puedes usar la sal que más te guste.
  • 1 pizca de pimienta negra - ¡No te olvides de añadirla para darle un toque de sabor adicional!
  • 1 pizca de comino molido - El comino es opcional, pero le da un toque otoñal y aromático al pisto.
Pisto de calabaza

Preparación del Pisto de Calabaza

¡Vamos a preparar juntos un delicioso pisto de calabaza! Este plato es una de mis recetas favoritas para el otoño, ya que combina ingredientes de temporada con un sabor tradicional y reconfortante.

Comenzaremos picando y preparando las verduras. Si eres como yo y te encanta la calabaza butternut, ¡no dudes en usarla! Pero si prefieres otra variedad, también quedará estupenda.

Una vez tengamos las verduras listas, empezaremos con la cocción. El orden de incorporación de los ingredientes es clave para conseguir un sofrito perfecto.

Primero, sofreímos la cebolla y el pimiento en aceite de oliva virgen extra hasta que estén tiernos. Luego, añadimos los tomates y cocinamos hasta que se deshagan y formen una salsa.

A continuación, incorporamos la calabaza, la sal, la pimienta y el comino. Removemos bien para que todos los ingredientes se impregnen de la salsa y tengamos un pisto lleno de sabor.

Tapamos la sartén y cocinamos a fuego lento durante 20-25 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna. ¡No olvides revolver de vez en cuando para evitar que se pegue!

Por último, probamos y ajustamos el sazón si es necesario. Sirve caliente y disfruta de este delicioso pisto de calabaza.

Pisto de calabaza

¡Buen provecho!

P.D.: Este pisto queda estupendo como acompañamiento de carnes o pescados, pero también puedes disfrutarlo solo o con un poco de arroz.

Receta

Pisto de Calabaza

Tiempo de preparación: 45 minutos

Un plato tradicional con un toque otoñal, fácil de preparar y delicioso.

Ingredientes

  • 500 g de calabaza
  • 3 tomates maduros
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento rojo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 pizca de comino molido

Instrucciones paso a paso

  • Lava, pela y corta la calabaza en dados de aproximadamente 1 cm. Reserva.
  • Pela y pica la cebolla y el pimiento rojo en brunoise (cuadraditos pequeños).
  • Lava los tomates, quítales las semillas y pícalos en dados.
  • Calienta el aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio. Añade la cebolla y el pimiento, y sofríe durante 5 minutos, hasta que estén tiernos.
  • Incorpora los tomates y cocina durante otros 5 minutos, hasta que se deshagan y formen una salsa.
  • Agrega la calabaza, la sal, la pimienta y el comino. Remueve bien para que todos los ingredientes se impregnen de la salsa.
  • Tapa la sartén y cocina a fuego lento durante 20-25 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna. Revuelve de vez en cuando para evitar que se pegue.
  • Prueba y ajusta el sazón si es necesario. Sirve caliente y disfruta.