recetapisto.net

Recetas paso a paso

Pisto con huevo y patatas: receta tradicional

¡Disfruta de esta receta tradicional de pisto con huevo y patatas! Con sus sabores auténticos y su textura suave y reconfortante, este plato es perfecto para cualquier comida del día. Además, es fácil y rápido de preparar, ¡así que no hay excusas para no probarlo!

Ingredientes necesarios

Para preparar un auténtico pisto con huevo y patatas, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Verduras - Necesitarás 1 cebolla, 2 pimientos (1 rojo y 1 verde), y 3 tomates maduros. Yo prefiero usar verduras frescas, pero puedes usar verduras congeladas si lo prefieres. También puedes añadir calabacín o berenjena si te gusta.
  • Aceite de oliva - Utiliza aceite de oliva virgen extra para dar sabor al sofrito. Si estás evitando el aceite, puedes usar caldo de verduras en su lugar.
  • Sal - Sazona al gusto, pero recuerda que las patatas también absorberán parte de la sal.
  • Patatas - Necesitarás 4 patatas medianas. Yo prefiero usar patatas nuevas, pero puedes usar cualquier tipo de patata. Asegúrate de lavarlas bien y cortarlas en dados antes de cocinarlas.
  • Huevos - Necesitarás 4 huevos frescos. La frescura del huevo es importante para que queden bien fritos.
Pisto con huevo y patatas: receta tradicional

Preparación del pisto

¡Vamos a por la elaboración del pisto! Es fundamental elegir las verduras adecuadas y cortarlas correctamente para conseguir un sofrito perfecto.

  1. Comenzamos por seleccionar y cortar las verduras. Personalmente, me encanta usar verduras frescas, ¡siempre sacan más sabor! Necesitarás 1 cebolla, 2 pimientos (1 rojo y 1 verde), y 3 tomates maduros. Si prefieres, puedes usar verduras congeladas, pero te recomiendo probar con las frescas al menos una vez. Además, si te apetece, puedes añadir calabacín o berenjena para darle un toque diferente.
  2. El orden y la técnica de sofrito son clave para potenciar los sabores. Empezaremos rehogando la cebolla y los pimientos en aceite de oliva virgen extra, cuando estén tiernos, añadiremos los tomates troceados. Yo siempre echo un poco de sal para realzar el sabor, pero ten cuidado, las patatas también absorberán parte de ella.
  3. Para conseguir un pisto en su punto, mi consejo es cocinarlo a fuego lento y tapado durante unos 20 minutos. Esto permitirá que las verduras vayan soltando su jugo y se vayan confitando poco a poco. Si ves que se queda seco, puedes añadir un poco de agua o caldo de verduras.

Cocción de las patatas

¡La cocción de las patatas es un paso crucial en la elaboración del pisto con huevo y patatas! Yo soy una gran fan de las patatas fritas, pero también reconozco que las patatas al horno pueden ser una opción más saludable y deliciosa.

Lo primero que debes hacer es elegir el tipo de patata adecuado. Personalmente, me encantan las patatas nuevas para esta receta, pero puedes usar cualquier tipo de patata. Solo asegúrate de lavarlas bien y cortarlas en dados antes de cocinarlas.

  1. Si optas por freír las patatas, te recomiendo que uses aceite de oliva virgen extra. Asegúrate de que el aceite esté bien caliente antes de añadirlas. Fríe las patatas hasta que estén doradas y crujientes por fuera, y tiernas por dentro.
  2. Si prefieres hornear las patatas, uńelas a una fuente con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida. Hornea a 200°C durante unos 20-25 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes. ¡Una variante que me encanta es añadir un poco de romero fresco para darle un toque especial!
Pisto con huevo y patatas: receta tradicional

Preparación de los huevos

¡La preparación de los huevos es un paso crucial en la elaboración del pisto con huevo y patatas! En este apartado, te explicaré cómo conseguir unos huevos fritos perfectos para acompañar tu pisto.

Como soy una apasionada de los huevos fritos, te puedo asegurar que estos consejos harán que tus huevos queden de rechupete.

  1. Lo primero es elegir huevos frescos, ya que esto influirá en el resultado final. Personalmente, siempre recomiendo comprar huevos de granja, ya que su sabor y textura son incomparables.
  2. Para freír los huevos, debes calentar aceite en una sartén a fuego medio-alto. Yo suelo usar aceite de oliva virgen extra, pero puedes usar el aceite que más te guste.
  3. Cuando el aceite esté caliente, pero no humeante, baja el fuego a medio-bajo y añade los huevos suavemente a la sartén. Mi truco para evitar que los huevos se peguen es usar una pizca de sal en el aceite.
  4. Cocina los huevos a tu gusto, ya sea con la yema líquida o semi-cuajada. Recuerda que los huevos seguirán cocinándose un poco una vez retirados de la sartén, así que sácalos un poco antes de que estén al punto deseado.

Receta

Pisto con huevo y patatas

Tiempo de preparación: 45 minutos

Una receta tradicional española que combina el sabor del pisto con la textura crujiente de las patatas y el huevo frito.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 2 pimientos (1 rojo y 1 verde)
  • 3 tomates maduros
  • 4 patatas medianas
  • 4 huevos frescos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Instrucciones paso a paso

  • Comienza preparando el pisto. Pica la cebolla, los pimientos y los tomates en trozos pequeños. Calienta un generoso chorro de aceite de oliva en una sartén y añade la cebolla, los pimientos y una pizca de sal. Sofríe a fuego medio hasta que estén tiernos.
  • Agrega los tomates picados a la sartén y continúa sofriendo a fuego medio-bajo durante unos 15-20 minutos, o hasta que el pisto esté bien cocido y las verduras estén bien integradas.
  • Mientras tanto, corta las patatas en dados y cocínalas en una sartén con abundante aceite de oliva a fuego medio-alto hasta que estén doradas y crujientes por fuera y tiernas por dentro.
  • Una vez que las patatas estén listas, escúrrelas y añádelas al pisto. Mezcla bien para que las patatas se impregnen del sabor del pisto.
  • Por último, fríe los huevos en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego medio hasta que la clara esté cuajada y la yema aún esté un poco líquida. Sazona con una pizca de sal.
  • Sirve el pisto con huevo y patatas en platos individuales, colocando un huevo frito encima de cada porción. ¡Buen provecho!